La estación del verano

Sep 4, 2017Blog0 Comentarios

La estación del verano

Dios me llevó a pensar en la estación del verano y a desglosar lo que significa para nuestras vidas.

 Tiempo de promesa

«Mientras la tierra exista, habrá siembra y cosecha, frío y calor, verano e invierno, y días y noches». Génesis 8:22.

Cuando Dios restituye al ser humano a través de la obediencia de Noé y en forma de paloma hace presente al Espíritu Santo para decir que había terminado el tiempo de la destrucción y que ya nunca más volvería a destruir al hombre, hace una señal en el cielo: el arco iris.

Dios quiere poner un arco iris en su vida y decirle que mientras usted exista habrá invierno pero también verano. Habrá frío, pero vendrá el calor.

Tiempo de confesar

Mi fuerza se fue debilitando como al calor del verano, porque día y noche tu mano pesaba sobre mí. Pero te confesé mi pecado, y no te oculté mi maldad. Me dije: «Voy a confesar mis transgresiones al Señor», y tú perdonaste mi maldad y mi pecado. Salmo 32:4-5.

El calor, la presencia de Dios es tan grande que nos debilita la fuerza. Solo la confesión y la franqueza delante de Dios hacen que su presencia no nos debilite. El verano es un tiempo de mostrar, de confesar. Para que Dios convierta ese fuego en perdón y salvación.

Tiempo de recoger

¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría! No tiene quien la mande, ni quien la vigile ni gobierne; con todo, en el verano almacena provisiones. Proverbios 6:6-8.

Cuando el verano de Dios se acerca y nos ofrece su presencia y fruto, tenemos que recoger para cuando no haya. Si en el tiempo de Dios no somos necios ni perezosos, vamos a poder guardar suficiente calor para no secarnos en el invierno.

Tiempo de ubicación

Ni la nieve es para el verano, ni la lluvia para la cosecha, ni los honores para el necio. Proverbios 26:1.

Para vivir el verano de Dios hay que tener ubicación. A veces nos presentamos delante de Él con cosas fuera de lugar. ¿Qué hace la honra a un necio? ¿Qué hace la lluvia en tiempo de cosecha? En el verano no hay nieve, en cosecha no hay lluvia y a un necio no se honra. Ubiquémonos para recoger del Señor. Ubicación significa sabiduría. No se puede almacenar si no se es sabio. La sabiduría hace la diferencia. …son sumamente sabias: las hormigas, pueblo sin fuerza, que preparan su alimento en el verano. Proverbios 30:24-25.

Tiempo de dar fruto

Aprendan de la higuera esta lección: Tan pronto como se ponen tiernas sus ramas y brotan sus hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Mateo 24:32.

Se puede ver el verano de Dios en su vida si hay frutos, hojas tiernas, brotes. Si no nos volvemos tiernos delante de Dios, nunca van a salir brotes, por nuestra dura corteza. Volvámonos tiernos para poder tener fruto en el verano de Dios. Si no ablandamos la corteza no habrá brotes y sin brotes no habrá frutos. El testimonio personal son las hojas que brotan y muestran la cercanía del Señor en nuestras vidas.

Verano eterno: tiempo integral

En aquel día fluirá agua viva desde Jerusalén, tanto en verano como en invierno. Zacarías 14:8.

Alguien que ha vivido duros inviernos puede aguantar solamente pensando en la hermosura del verano. El verano nutre, calienta, alegra, es un tiempo para vivir a pleno cuerpo, alma y espíritu. Es un tiempo integral.

Ahora es verano y hay agua viva, pero en el futuro vamos a vivir en un permanente verano con Dios. No hay necesidad de sol ni luna porque la gloria de Dios alumbra. Preparémonos para ese momento.

@PastorEstebanF
Director del Ministerio Latino de Biblica, y presidente del ministerio de capacitación a líderes “Nuestra Fortaleza”.

Por favor escríbeme a esteban.fernandez@biblica.com Será un gusto conocerte.

Este artículo apareció por primera vez en el blog de PastorEstebanF. Siéntete libre de difundirlo citando la fuente. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This