¿A quién abrir MI CORAZÓN?

Oct 17, 2016Blog0 Comentarios

¿A quién abrir MI CORAZÓN?

El corazón es el centro del ser humano, es aquello que lo define como único e individual. Para tener una vida espiritualmente sana, Dios recomienda entregarle el corazón diariamente, cuidarlo y guardarlo. Escucha, Israel: El Señor nuestro Dios es el único Señor. Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Deuteronomio 6:4.

Corazón, en el concepto hebreo, se refiere al hombre interior en el sentido amplio, al hombre completo, en su totalidad, pues el corazón se concibe como el centro que gobierna todo nuestro ser.

Lo primero que un cristiano debe hacer es entregar su corazón cada día al Señor. Es decir, amamos a Dios, nos entregamos a Él y allí en ese todo que dirige nuestra vida, grabamos la palabra del Señor:

Dame, hijo mío, tu corazón y no pierdas de vista mis caminos. Proverbios 23:26

Guardar el corazón es protegerlo de toda impureza y toda desviación. Todo lo malo que haya entrado en él tiene que ser tratado. Guardar el corazón, por supuesto, es no dejar entrar cosas malas, y tratar las que ya tenemos dentro con lo que se conoce en la iglesia como sanidad interior, porque nuestros corazones muchas veces vienen enfermos.

Para limpiar el corazón debemos confesarnos ante Dios sin justificaciones y sin ningún tipo de explicación porque Él ya nos conoce. A veces nos presentamos ante Dios con una lista de excusas y peticiones, y no nos damos mucho tiempo de escucharlo a Él, en esos momentos en los que Él nos brinda la instrucción.

Abrir el corazón
El que recibe instrucción en la palabra de Dios, comparta todo lo bueno con quien le enseña. Gálatas 6:6

Antes de abrir el corazón debemos entender cuáles son los motivos y razones que nos llevan a hacerlo.

Hay que escuchar la palabra de Dios que nos invita a compartir todo lo bueno y todo lo malo. ¿Con quién? Con mi autoridad, con quien me enseña, no con cualquiera.

A veces la gente tiende a buscar a cualquier persona o autoridad en la iglesia para abrir su corazón, pero eso no está bien. El corazón solo se abre en consejería, bajo la autoridad de su iglesia. De esa manera usted está guardando su corazón, porque si no, lo que hace es repartir sus problemas y dejar su corazón fragmentado. Hablar por hablar no edifica, pero hablar con la persona que va a guiarnos en el tema, eso sí edifica.

Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida. Proverbios 4:23

Igualmente, cuando usted está entrando al corazón de otro, está entrando al santuario de Dios, en esa persona, porque Dios habita en él. Hay una frase que dice: “Cuando alguien te abre el corazón, antes de entrar quítate los zapatos”.

¿Cómo guardo el corazón?
Lo que nos pide el Señor es que guardemos Su palabra en nuestro corazón, que guardemos todo lo que viene de Él. Muchas veces guardamos en el corazón cosas que no tenemos que guardar y que, por el contrario, tenemos que sacar: dolores, angustias, amarguras, todo lo contrario a lo que Dios pide.

Para guardar el corazón debemos meditar en la palabra y entregarnos cada día al Señor. El corazón de cada uno pertenece a Dios y Él es el único que tiene derecho a saberlo todo. Con Dios usted va a hablar en lo más íntimo y le va a dar lo más guardado.

 

@PastorEstebanF
Director del Ministerio Latino de Biblica, y presidente del ministerio de capacitación a líderes “Nuestra Fortaleza”.

Por favor escríbeme a esteban.fernandez@biblica.com Será un gusto conocerte.

Este artículo apareció por primera vez en el blog de PastorEstebanF. Siéntete libre de difundirlo citando la fuente. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This