¿Lidera… qué?

Jun 7, 2016Blog0 Comentarios

¿Lidera… qué?

El liderazgo es un arte que debe ser aprendido y su base es regida por el temor del Señor, el cual es el comienzo de la sabiduría (Proverbios 9:10). Algunas personas tienen naturalmente habilidades como líderes, tienen carisma, son inteligentes estrategas y suelen ser las personas más extrovertidas. Una persona extrovertida no define a un líder. A pesar de nuestras diferencias, todos los seres humanos nacieron con el potencial de ser líderes. Es decir, llegar a ser agentes de influencia para las personas que nos rodea para un propósito en común. El liderazgo efectivo además de potenciar a una persona como un influyente, también requiere de una persona dispuesta a aprender nuevas estrategias, nuevos métodos y sujeción a un líder mayor que sí mismo, está bajo la autoridad de Jesucristo, el buen pastor (Juan 10:11). Esto es llamado habitualmente como aprendizaje.

Creo firmemente que nunca dejamos de aprender, que toda oportunidad es buena para – asimilando lo bueno y desechando lo malo – acrecentar nuestros conocimientos. Muchas veces, cosas sencillas que nos ayudarían a anticipar, evitar y corregir situaciones que nos preocupan, se nos pasan por alto simplemente porque no hacemos una pausa para reflexionar y compartir sobre ellas con otros.

Conocer nuestros límites nos da la gran oportunidad superarlos. Pero debemos comenzar por el primero de ellos que no está al alcance de nuestra vista, porque está en nuestro interior. Es el límite que lleva a preguntarte vez tras vez ¿Por qué yo? ¿Tan alto? ¿Tan lejos? ¿Con tan pocos recursos? ¿Cómo podré?…

El liderazgo en una compañía, en un grupo pequeño, en una comunidad con metas en común, en el hogar como jefe de familia, y donde una persona se destaque como tal, siempre circunda en tres características que mencionaré como las tres M.

Las tres M del liderazgo
El líder está llamado a ser un Modelo, un Ministro y un Mentor. Un modelo porque los seguidores lo ven. Un ministro porque aquellos a quienes guía son personas que sienten. Un mentor porque lo escuchan.

Modelo. Cada líder es un modelo para otros se den cuenta o no de ello. En el seno familiar el hombre es el líder que los hijos imitarán como hombres, esposos y padres. Al igual que la mujer será el modelo de mujer, esposa y madre. Ya sea para ser como el progenitor del mismo sexo, o como modelos para la búsqueda del cónyuge ideal (por imitación o por opuestos a los modelos recibidos). Por eso como líderes debemos tener en claro que lo notemos o no siempre somos modelos para otros.

Ministro. Antiguamente esta palabra tenía el significado de servicio, y es en este sentido en que quiero usarlo. Debemos ser sirvientes de aquellos a quienes influenciamos con nuestro liderazgo. Un líder no es el mejor servido, sino aquel que siendo factor de influencia, puede servir a sus influenciados. El líder espiritual es un servidor dedicado a suplir a su familia, a servirles de modelo y guía, y además lo hace con otros y lo guía hacia el bien común.

Mentor. Un mentor es un consejero con experiencia, que es confiable y que se encuentra dedicado a acompañar en su desarrollo a una persona, generalmente más joven y con menor experiencia. Un requisito previo para ser mentor es ser un modelo dispuesto a servir. Ser mentor es más que ser un modelo, es involucrarse en la instrucción. Conlleva un compromiso. El de mostrar un verdadero interés por el otro, trabajar con él para que pueda ver el potencial que esa persona tiene y desarrollarlo.

Gestión del tiempo
Este acompañamiento, también, implica inversión en tiempo. Todas las cosas buenas requieren tiempo. Se necesita tiempo para crecer, leer, cultivarse, meditar, orar, servir y fomentar y sostener la comunión con Dios, con nuestras familias y con quienes lideramos.

No existe atajo alguno para alcanzar la madurez. Se necesita tiempo para alcanzar seguridad financiera. Se necesita tiempo para adquirir aptitudes comerciales. Se necesita tiempo para conocer a una persona, y mucho más tiempo para ayudarla a desarrollar sus potenciales habilidades, cualquiera fuera el tipo de ellas.

Un buen líder invierte tiempo.

 

@PastorEstebanF
Director del Ministerio Latino de Biblica, y presidente del ministerio de capacitación a líderes “Nuestra Fortaleza”.

Por favor escríbeme a esteban.fernandez@biblica.com Será un gusto conocerte.

Este artículo apareció por primera vez en el blog de PastorEstebanF. Siéntete libre de difundirlo citando la fuente. Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This